En un mercado donde cada vez las personas están más preocupadas por llevar un estilo de vida saludable, Fitbit es una de las marcas referentes para el mundo fitness destacando principalmente por sus Smart Bands.

Ante este crecimiento Google puso sus ojos en ellos adquiriendolos por 2.100 millones de dólares ¿Con qué fin? Sumar más información a su base de datos.

Las Smart Bands recopilan mucha información sobre las distancias de movimiento y lugares recorridos por los usuarios y a pesar de que hayan varios exponentes en el mercado Fitbit es el referente con un gran desarrollo tecnológico del cual Google aprenderá para poder mejorar su propia línea de Smart Bands.

El crecimiento de la industria

GlobalData, empresa de estadísticas y análisis tecnológico señaló que esta industria crecerá notablemente en los próximos años. Solamente el 2018 movió 23.000 millones de dólares y se espera que para el 2023 ese monto aumente a 54.000 millones de dólares. Teniendo como principal producto los smartwatches, los que a ojos de los consumidores son una versión más completa de las Smart Bands.

Mejorar la base de datos

Google es un monstruo de la información al manejar bases de datos con información muy valiosa sobre comportamiento de las personas lo que permite perfilar casi al detalle a grupos objetivos para generar estrategias de marketing o comunicacionales.

Tal como mencionamos arriba, Google decidió entrar a este mercado por la gran cantidad de datos importantes sobre cómo son y qué hacen los consumidores, desde dónde están hasta saber cuánto se mueven al día además del estado de su salud.

Por supuesto, ya por eso se entiende el interés de Google por entrar en ese mercado, pero Fitbit no solo aporta eso. Aporta también la llave de entrada a un montón de datos muy interesantes y muy valiosos sobre cómo son y qué hacen los consumidores, desde dónde están, cuánto se mueven al día (y a dónde) y cuál es el estado de su salud.