Una tradición extendida dentro del mundo de la publicidad es nunca hablar de tu competencia o al menos: nunca hablar bien de tu competencia. Ejemplos de esto lo hemos visto con bastante frecuencia, desde Pepsi burlándose de Coca Cola, Apple de Microsoft, Samsung contra Apple, Burger King en picada contra McDonalds, hasta Wendy’s vs cualquier empresa que se ponga en su camino, pero rara vez vemos marcas rivales apoyándose las unas a las otras.

Netflix ha demostrado innovar en este sentido, entendiendo que “atrapas más moscas con miel que con hiel”. Hace un par de meses, para el lanzamiento del primer trailer de Game of Thrones, tuitearon sobre ello, no de forma despectiva sino mostrando su expectativa por la serie, a pesar de que es propiedad de HBO, una compañía que a través de su servicio de streaming HBO GO compite directamente con Netflix. 

Una vez liberado el trailer de la última temporada de Game of Thrones, Netflix siguió el juego y esta vez la cuenta de Twitter de HBO España respondió con un GIF de Strange Things, serie original de Netflix, en un divertido intercambio de mensajes que terminó con miles y miles de retuits y en varios medios digitales.

Ayer, con el estreno de la temporada. Netflix continuó aprovechando la tendencia y publicó otro divertido tuit, generando una avalancha de comentarios los que fueron siendo respondidos con más GIFs de Game of Thrones por parte del servicio de streaming. 

Los responsables detrás de Netflix en redes sociales, han entendido que es importante sumarse a la conversación, pero no a cualquier costo. La maniobra de Netflix luce orgánica, sin una doble intención, no parece ser un intento patético por llamar la atención, no se va en contra de la competencia, comprenden el suicidio que sería intentar compararse o menospreciar una producto tan popular, en cambio simulan ser un fan más de una serie, interactúan con sus seguidores que también aman la serie y responden con GIFs y memes.

Así han logrado que, de todos modos, se hable de ellos. Prueba de ello son los miles de retuits conseguidos y la exposición mediática que han causado sus mensajes.

Cuando sumarse a la tendencia no sale como esperabas

Otras marcas han intentado subirse al carro del trend, pero no lo han logrado con el mismo éxito. Es más, les ha salido el tiro por la culata.

Recordemos el caso de Cinnabon cuando quisieron homenajear a Carrie Fisher en su cuenta de Twitter: a tan solo horas de su fallecimiento, publicaron una imagen de su mítico personaje, la princesa Leia, y uno de sus productos simulando ser su característico peinado con el mensaje: “RIP Carrie Fisher, siempre tendrás los mejores bollos de la galaxia”. La respuesta de los fans no se hizo esperar: la mayoría acusaba a la marca de querer aprovecharse de la lamentable fallecimiento para dar a conocer sus productos.  

El tuit de Cinnabon fue eliminado y se pidieron las disculpas correspondientes en redes sociales, pero el daño ya estaba hecho y el bochorno de la marca apareció en varios medios de comunicación norteamericanos.

No tenemos que ir tan lejos para buscar malos ejemplos. Durante el terremoto que asoló el norte de Chile en 2014, la marca de ropa Americanino, publico el siguiente tuit, a tan solo minutos del movimiento telúrico:

Finalmente tuvieron que salir a pedir disculpas, pero eso no bastó para ser portada de medios locales, los que amplificaron el error de Americanino. Estos dos ejemplos solo prueban que sumarse al trends porque sí, puede traer consecuencias nefastas para tu marca.