Cuando piensas en un regalo para el día de la mamá, ¿Aún piensas en electrodomésticos? Si tu respuesta es sí, te tengo una noticia: ¡Normalizaste la publicidad machista!

La publicidad expone, con deliberada exageración, lo que la sociedad proyecta. Sabemos que a pesar del despertar feminista y todo el ruido que esto ha generado, los cambios, o más bien los quiebres en las estructuras, son paulatinos.

Es cotidiano ver anuncios que muestran mujeres sonrientes limpiando baños, reflejándose en el brillo de la baldosa, encargándose de las compras o seduciéndote con poca ropa y una cerveza.

Año 2019, y aún los productos para la limpieza están asociados a las mujeres y a la comodidad que le brindarán al momento de asear la casa, porque ese es su asunto, organizar el hogar y mantener a salvo a su familia.

Un año atrás, la Carnicería Doña Carne promocionaba un sorteo de “combos de belleza” para el día de la madre. Es evidente la doble lectura del anuncio, refiriéndose a “combo” como sinónimo de oferta y, por otro lado, mostrando a un sujeto con guantes de boxeo.

Esta publicidad fue muy criticada por ser machista y además promover la violencia de género.

La publicidad sigue su curso siendo un poco menos violenta, pero aún así machista y sexista en muchas oportunidades. Sin embargo, para ser justa o al menos dar una visión un poco más optimista, comparto un ejemplo claro del vuelco que se puede generar en la publicidad.

Bonafont, reconocida empresa de bebidas saludables, comenzó una campaña en México en conjunto con ONU Mujeres.

Con esta iniciativa se puede apreciar un cambio considerable en sus lineamientos, ya que la campaña promueve activamente la igualdad laboral entre mujeres y hombres, basándose en tres ejes principales:

  • Concientizar: Sensibilización sobre la igualdad de oportunidades laborales entre hombres y mujeres, vital para impulsar el desarrollo de nuestro país. Tiene como objetivo llegar de manera directa a los/as consumidores mexicanos/as a través de dos acciones específicas, Carrera Bonafont y Botella adicional especial He for She.
  • Empoderar: Programa de empoderamiento económico de mujeres a través de ONU Mujeres y Bonafont. Este eje surge porque el trabajo doméstico no remunerado es una de las dimensiones menos reconocidas de la contribución de las mujeres al desarrollo y a la supervivencia económica de los hogares.
  • Transformación Interna: Se enfocará en garantizar que todas las mujeres en Grupo Danone en México tengan las mismas oportunidades laborales que los hombres, a través de la implementación de políticas de diversidad e inclusión.

La publicidad se ha convertido en un elemento que participa activamente en nuestro cotidiano y que influye considerablemente en la toma de decisiones, razón por la que debe estar enfocada en los valores que se están construyendo a nivel social.

Entonces, ¿por qué es necesario el feminismo en la publicidad? Primero, recojo la definición de feminismo de la filósofa feminista española, Celia Amorós: “El feminismo es la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres, en tanto seres genéricamente humanos”.  Las mujeres hemos sido invisibilizadas, denigradas, subestimadas, cosificadas y violentadas en muchos aspectos a lo largo de la historia, por esta razón es inaplazable integrar el feminismo en la publicidad. Debemos buscar ese quiebre en los paradigmas machistas dentro de la misma.

Hace falta que tengamos una postura más crítica frente a esta situación y que nos cuestionemos lo que consumimos. Así podremos distinguir las conductas que repetimos al momento de recibir estos bombardeos de información constante.

Podemos dejarnos persuadir por publicidad creativa e incluso graciosa, sin embargo no es  admisible validar publicidad que genere conductas machistas, estereotipadas, sexistas, discriminatorias o violentas.

Es nuestro rol como consumidores, mantener una postura responsable que no afecte la integridad de quienes nos rodean.