Si tu hijo te dice “Quiero ser youtuber”, pregúntale que es exactamente lo pretende hacer para lograrlo o podrás terminar como la madre de este niño de 12 años qué anunció sus videos en AdWords y terminó debiendo a Google 100.000 euros.

Este pequeño confundió dos plataformas de Google: AdSense y AdWords. A pesar de que ambas se relacionan con la publicidad no son lo mismo.

En AdSense puedes gestionar la entrega de espacios de tu propio sitio web para mostrar anuncios publicitarios. De este modo puedes recibir dinero cada vez que los visitantes hagan clic en estos anuncios

Por el otro lado, en AdWords podemos pagarle a Google por aparecer en mejores ubicado en los resultados de búsqueda, entre otras cosas.

Una boleta de 100.000 euros por querer ser youtuber

youtube-ads

El niño confundió estas dos plataformas y se registró en AdWords en lugar de AdSense.

¿El resultado? un recibo de más de 100.00 euros por servicios de publicidad. 

¿Cómo pudo pasar esto? es muy simple: Google no realiza ninguna otra comprobación mas que registrar un sitio web, una dirección de correo electrónico y una cuenta bancaria.

Lo más probable es que el pequeño entregó los datos bancarios pensando que a través de ella recibiría los ingresos por publicidad. No se dio cuenta que estaba pagando por publicidad. Entonces cuándo comenzaron a llegar las boletas, pensó que se trataba de lo que recibiría y continuó. 

Lo más angustiaste para la familia es que ahora Google está cobrando la cifra, por lo que se han visto en la necesidad de contratar un abogado. Con esto pretenden acusar a Google por los escasos mecanismos de control que tiene la empresa para evitar estos problemas. En especial para usuarios sin experiencia o menores de edad.
AdWords no te avisa cuando sobrepasas alguna cantidad determinada de dinero.

Es por eso que al momento de armar una campaña debes tener mucho cuidado al momento de establecer el presupuesto diario y así evitar estos descuidados.